¿Qué puedo hacer para cuidar mejor mi piel?

¿Qué puedo hacer para cuidar mejor mi piel?

A veces nos olvidamos de lo importante que es cuidar todos los días nuestra piel, pues es lo que nos protege de todos los elementos externos a los que nos exponemos todos los días y al final, es indispensable que le demos el mismo amor que le otorgamos a otros lugares de nuestro cuerpo y mente. No es necesario gastar miles de pesos para consentir a tu piel. Tenemos para ti algunos consejos que te ayudarán a darle un mejor cuidado con elementos que están a tu alcance. ¿Te animas?

Elige alimentos saludables

A todos nos encanta comer papitas, galletas y opciones que tal vez no sean las mejores para nuestro cuerpo. No pasa nada, lo podemos hacer de vez en cuando y nuestro cuerpo es tan perfecto y sabio que lo va a recibir bien. Te invito a que también incorpores a tu alimentación opciones ricas en vitaminas, minerales y nutrientes que tu cuerpo necesita tales como:

  • Frutas y verduras
  • Aguacate
  • Pescados
  • Aceitunas
  • Semillas
  • Nueces

Recuerda que lo más importante es llevar un balance y sentirte en paz con las decisiones que estás tomando.

No existe el producto perfecto

No es el producto perfecto, se trata del que mejor te acomode. Nadie conoce mejor tu cuerpo que tú. Lo que le puede funcionar bien a alguien, a otra persona le puede caer muy mal. Un consejo que te podemos dar es que no se trata de la cantidad de productos que te pongas, si no en la calidad. Menos es más, te invitamos a que pruebes con uno o dos productos que te acomoden y no dependas de cinco o seis diferentes, tu piel te lo va a agradecer.

No te toques la cara con las manos sucias

Todos somos culpables de esto. Tocarnos la cara a la mitad del día para picarnos los granitos, ver las imperfecciones en el espejo del elevador o cualquier baño público. ¡Error! Lo único que vamos a lograr es contaminar nuestra piel con la suciedad que tenemos en las manos de quiensabequé hemos tocado durante el día. Mejor, te invito a hacer conciencia antes de tocarte la cara y lavarte muy bien las manos antes de hacerlo, si es posible, esperar hasta que llegues a tu casa y hacerlo con calma e higiene que requiere.

Cambia tus sábanas una o dos veces por semana

Tal vez por rutina ya lo haces, si es así ¡qué bien! Si no, es muy importante darle prioridad a este hábito. Un tercio del día lo pasamos en nuestra cama durmiendo, es así como se van acumulando ácaros y bacterias tanto en las sábanas como en las fundas de las almohadas, se desprenden células muertas, sudor, restos de cremas y maquillaje, pelos y cosas que a nosotros nos puede repugnar pero que son una fuente de alimento para estos desagradables bichos. Para mantener nuestra piel sana, limpia y fresca te recomendamos cambiar los blancos de tu cama de una a dos veces por semana, va a hacer toda la diferencia.

Asegúrate de estar libre de caspa

La caspa empieza a partir del exceso de células muertas en la cabeza, esto pude ocasionar que los residuos contaminen nuestra piel. Las causas más comunes para padecerla son desórdenes hormonales, estrés, ansiedad y tensión nerviosa. ¡No te preocupes! Existen cientos de productos para el cuero cabelludo y es algo totalmente controlable, sin embargo, es una alerta roja para que tu nivel de ansiedad o estrés en el día a día baje.

Toma mucha agua

El cuerpo humano está formado con alrededor de 65% por agua, es indispensable para el funcionamiento de todos los órganos y por ende, para tener una piel hidratada y suave. La  piel necesita del agua para completar los intercambios metabólicos de los que se encarga en el cuerpo, le ayuda a mantener un mejor aspecto y tiene efectos estimulantes y tonificantes sobre la piel. ¡Así es que a tomar agua se ha dicho!

Hazla tuya

Lo más importante de todo. Abrázala y agradece todo lo que hace por ti, ámala tanto como amas a tus piernas que te ayudan a correr, o a tu voz que te ayuda a gritar. Tu piel es la que te protege de todo lo que te rodea, aguanta todas tus caídas y cicatriza para que te puedas levantar. Siéntela todos los días y sobre todo cuídala para que te pueda cuidar a ti muchos años más.

Por: Paula Reyes

@paulareet

Compartir: